lunes, 8 de septiembre de 2008

Coldplay - Yellow -

Ayer fui uno de los privilegiados que pudieron ver la actuación de Coldplay en Barcelona. Los había visto en directo en San Sebastián en el 2005, en su gira anterior en la que presentaban su disco X&Y. Ese concierto estuvo tan bien que me animé a ir en buena compañía a Barcelona para verlos de nuevo, y no me arrepiento, el concierto fue simplemente perfecto. Vayamos poco a poco.

Tuvimos la suerte de poder situarnos en la cuarta o quinta fila, a apenas unos 3 metros del escenario y a eso de las 20:15 empezó la actuación de los teloneros, Albert Hammond Jr. Este grupo actuó una media hora y siendo sinceros no me gustó ni un pelo. La única referencia que tenía de ellos era que un miembro de esta banda tocaba en el famoso grupo The Strokes y la conclusión que saqué es que me gustan tanto como este último grupo, es decir, nada. Como los Strokes, tenían canciones con melodías guitarreras pegadizas pero poco más. Si algún fan de estos grupos lee esto que no se moleste, esto que acabo de escribir no deja de ser más que mi humilde opinión.

Los teloneros dejaron el escenario y a las 21:40, con 10 minutos de retraso hizo aparición el grupo principal. Iniciaron el concierto con Live in Technicolor y continuaron con Violet Hill y Clocks, consiguiendo que el alrededor de los 18.000 espectadores que acudieron a la cita se enchufasen enseguida al concierto. Chris Martin no paraba de moverse de un lado al otro del escenario, interactuando sin tregua con los espectadores que no dejaban de cantar las canciones.

Y esa me parece que es la clave que hace que los conciertos de Coldplay sean especiales. Los cuatro miembros del grupo se muestran como 4 personas más que están gozando del espectáculo, me atrevería a decir que incluso más que las personas que tienen delante. Y es que si habría que dar dos adjetivos para describirlos yo diría que son sencillos y cercanos. Sencillos por el escenario y por la puesta en escena, demostrando que sin extravagancias se puede hacer algo espectacular. Cercanos porque no dejan de interactuar con el público. De hecho, uno de los momentos más especiales del concierto fue cuando dejaron el escenario y mientras la gente pedía que volviesen al tablón aparecieron entre la gente (literal) en una de las gradas y continuaron el concierto. Y eso es extraño para una banda de semejante popularidad. Todavía me acuerdo del concierto de hace dos años de Bob Dylan, en el que no se dirigió al público en todo el concierto. Vaya diferencia…

En fin, que me voy por los cerros de Úbeda. El repertorio se basó principalmente en el último disco, 'Viva la Vida and Death or All His Friends', de la que tocaron casi todas sus canciones. Aún así también hubo tiempo para clásicos de discos anteriores (Sí, clásicos, creo que ya se les puede empezar a llamar de esa manera). Aún así, me quedé con la pena de no escuchar en vivo temas como A rush of blood to the head, o Spies, que son de mis preferidas. Pero bueno, comprendo que en apenas 2 horas de concierto no se puedan incluir todas las canciones. Chris & Company, quedan ustedes perdonados…

El directo del grupo fue perfecto, llegando incluso a mejorar las canciones grabadas en los discos. En mi opinión, en sus conciertos consiguen acentuar incluso más los cambios de sensaciones que tienen sus canciones grabadas. Y es que muchas de sus canciones son como montañas rusas que en los escasos 5 minutos que duran pueden llegar a transmitir desde la mayor de las calmas, con un Chris Martin sólo ante el piano, a una intensidad apabullante con el guitarrista John Buckland al mando. En fin, como la vida misma.

Aún así, sí que tengo un “pero” para el concierto. Cuando os digan que todo es bueno, bonito y barato no hagáis caso, tiene que haber gato encerrado. Siempre hay algún “pero”. Y es que tocaron unas versiones de God Put A Smile Upon Your Face y Talk un tanto (a decir verdad muy) raras. Intentaron animarlas con sonidos electrónicos, pero en mi opinión no hicieron más que destrozarlas. Vuelvo a decir que no deja de ser más que mi humilde opinión, por que tengo que reconocer que me pareció que a la gente le gustó.

Y eso es más o menos lo que dio de sí el concierto, del que salí con una conclusión bien clara: No me importaría lo más mínimo volver a verlos. Os dejo con la última canción del concierto de ayer. Un clásico.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! Yo también pude disfrutar de este concierto, era al primero que iba de coldplay, y me encantó, la piel de gallina... me ha acabado de enamorar Crhis Martin. Aunque yo heche en falta la canción de Trouble, quizás con la emoción del momento no me acuerde, pero creo que no la tocaron no?

Ana

xabicevic dijo...

Hola Ana!
Me alegra mucho saber que mi post haya llegado a gente que estuvo también en el concierto. La verdad es que fue increíble.
No, no tocaron Trouble, otra de las grandes ausencias....
Saludos y gracias por tu comentario!

Liher dijo...

Hola Señor!!

Vaya envidia he sentido cuando he leido tu post... supongo que sera uno de los conciertos que jamas olvidaras. Veo que Chris & Co. siguen ofreciendo unos directos espectaculares. En fin, faltaba yo ahi...pero todo no se puede. Espero que todo vaya bien y hablamos!!Agures

Liher dijo...

P.D: Acabo de ver el video que Alberto ha subido en Facebook y aunque la calidad sea bastante mala, me entraban escalofrios. Impresionante de verdad.

Desde santander dijo...

Estuve en Barcelona viendo el concierto y para mi fue espectacular; pocos grupos se pueden permitir a los 15 minutos de empezar el concierto haber tocado su primer single del último disco, clocks, in my place y speed of sound...no hay mejor manera de meterse al público en el bolsillo. Ha subido a os altares de los conciertos junto a Pearl Jam en San Sebastian hace unos cuantos años

Milhaud dijo...

Y pensar que por temas de trabajo me perdí el concierto de MAdrid del día 7... a ver cuando me puedo quitar la espinita!